Hola a todos, hoy me gustaría hablar de los “recursos técnicos” que algunos jugadores, no muchos, utilizan en un partido de fútbol y que nos gustaría se utilizaran mas a menudo.

Los recursos técnicos que hablaremos a continuación son el golpeo del balón con el tacón y la puntera, ésta última tan denostada por muchos críticos e incluso entrenadores.

Desde MGPSPORTS apostamos siempre por el talento y el perfecto gesto técnico de los jugadores, entendemos que el fútbol es un arte, el de engañar al jugador contrario, y como arte requiere de gente talentosa para llevarlo a cabo. No nos gusta los entrenadores que inculcan filosofía del fútbol inventado, jugadas archi conocidas. Ahí es donde entran los recursos que, a nuestro parecer, enriquece el fútbol.

Recuerdo un gol de un jugador del R. Madrid, Guti, jugando un partido contra el Deportivo de la Coruña, donde penetraba en velocidad en el área y de un soberbio taconazo habilitó a Benzema en situación inmejorable para marcar gol.

Igualmente hablamos del golpeo del balón con la puntera de la bota, otro gesto técnico que en numerosas ocasiones son necesarios para meter goles, pero también para jugar con los compañeros. En muchos entrenamientos que hemos visto, jugadores con técnica muy depurada, que juegan con sus compañeros golpeando al balón con las superficies mas utilizadas, interior, exterior, empeine, que añaden a este golpeo para combinar con sus compañeros la puntera, son recriminados por sus entrenadores, lo que a nuestro entender es un error, máxime cuando esos pases han llegado al compañero en inmejorable situación.

Un golpeo de balón con la puntera para pasar a un compañero, en situaciones específicas, dará velocidad al mismo que habilitará al compañero a finalizar una jugada o desbordar a un jugador contrario, esas décimas de velocidad se ganarán por la decisión de no colocar el pie en posición de golpeo con interior y así evitar que un contrario con quite el balón.

De igual manera, muchas faltas muy cercanas al área, la mayoría de los jugadores se empeñan en la colocación, pero esto conlleva la falta de fuerza y la consiguiente facilidad para que el portero atrape el balón. Un tiro desde esa distancia, se debe ejecutar, en nuestra opinión, con la parte central de la puntera o parte lateral (dedos anular y meñique del pie) para darle un cierto efecto.

Para concluir este post, diremos que apostamos por la creatividad y talento de los jugadores que llevan a cabo estos recursos técnicos, que no se deben de afear nunca a los jugadores, y que éstos deben sentirse libres de ejecutarlos cuando crean necesarios.